ADMINISTRACIÓN DEL RORSCHACH

 

Materiales:

La mesa en la que vanos a administrar el test debe estar limpia de objetos, los únicos que vamos a tener son: bolígrafos, papel, hoja de localización de respuesta y las láminas. 

Las láminas deben estar ordenadas y boca abajo y situadas fuera del alcance del sujeto; se recomienda tenerlas a la derecha del examinador. Deben estar limpias, sin manchas ni marcas.

Nosotros preferimos tener las láminas fuera de la vista del sujeto, para evitar que sepa cuantas quedan, ya que podría influir en sus respuestas

 

Posición

La habitación debe tener luz natural a ser posible, y hay que evitar que el sujeto se siente frente a una ventana.

La posición preferible es aquellas en la que tanto el sujeto como examinador se sientan uno al lado del otro, o bien, la posición latera1 (formando un ángulo de 90 grados).

Esta posición obedece a dos razones: una, reduce e! efecto de las influencias involuntarias y no deseables que proceden del examinador y pueden afectar al sujeto; y otra, permite al examinador tener una perspectiva desde donde observar las características de la mancha tal y como las menciona el sujeto.

 

Condiciones específicas de administración

Presentación del test:

No es necesaria ninguna explicación especial sobre la naturaleza del Rorschach si el sujeto ha sido bien preparado para el proceso de evaluación completo, ya que si se dan muchas explicaciones se puede inducir ansiedad o resistencia en el examinado.

En la mayoría de los casos el test se presenta tras una entrevista relativamente breve durante la cual el examinador se asegura que el sujeto tenga un conocimiento razonable del objetivo de la evaluación con el propósito de disipar la desconfianza o ansiedad que pueda sentir el sujeto como consecuencia de la situación de examen. Y También para respetar el derecho del sujeto a saber que pasará y que se hará con los resultados obtenidos.

Es preciso ser sinceros en la explicación aunque la descripción de los procedimientos no ha de ser excesivamente elaborada.

La mayoría de la gente, ha oído hablar del Rorschach, pero aún asi es apropiado decirle al sujeto lo siguiente: "uno de los tests que vamos a hacer es el de las manchas de tinta, el Rorschach ¿Ha oído hablar de él o se lo han pasado alguna vez?”, si no ha oído hablar de él se le da la siguiente explicación: Son una serie de manchas de tintas que voy a enseñarle y quiero que me diga a qué se parecen”.

Según las circunstancias pueden añadirse unas palabras comentando, que es una prueba que ofrece información sobre alguna de las características de una persona, o que nos ayuda a comprender la personalidad de un individuo. Puede que el sujeto quiera conocer con más detalle como se utilizan los datos, en estos casos lo mejor es sugerir que este tipo de cuestiones pueden ser habladas una vez que haya terminado el proceso de evaluación

Si el sujeto dice que ya le han pasado la prueba anteriormente, es importante saber cuando, donde y por qué.

 

Administración:

Con la posición adecuada y el sujeto preparado se puede comenzar la prueba. Se le entrega al sujeto la lámina I en la mano y se le aplica la consigna “¿Qué podría ser esto?”

Si a pesar de la preparación el sujeto responde: “Es una mancha de tinta”, el examinador debe asentir y repetir la consigna básica

 

Fase de respuesta:

En esta fase se recoge literalmente y de forma rápida todo el material verbal que el sujeto nos dé, además del material no verbal.

Es importante no romperle el ritmo al sujeto, pero en caso necesario se le puede pedir que vaya un poco más despacio para recoger sus respuestas. Si el sujeto hace preguntas cuando la prueba ya ha comenzado, las respuestas deben ser breves y no directivas.

Es conveniente pasar a limpio el Rorschach el mismo día que se administra para no perder ninguna información.

Debe anotarse el tiempo de reacción en cada lámina, es decir, el tiempo que pasa desde que se le entrega la amina al sujeto hasta que emite la primera respuesta. El tiempo de reacción sólo se anota en  la primera respuesta a cada lámina.

También debe recogerse la posición de la lámina en el momento de producirse la respuesta.

 

Fase de encuesta

Se realiza después de haber obtenido todas las respuestas dadas a las láminas, Su objetivo es obtener la información necesaria para la codificación correcta de las respuestas y no para obtener material nuevo.

Para llevar a acabo esta fase el sujeto debe estar preparado, es esencial que entienda por qué se hace y qué se espera de ella, La preparación se ajusta a una fórmula o explicación habitual que el examinador ofrece.

Cuando el examinador está convencido de que el sujeto se encuentra listo para empezar le da las láminas una a una, diciéndole: Aquí dijo...” seguido de la lectura literal de la respuesta dada.

Si el sujeto ha entendido las instrucciones procederá a explicar o señalar la zona que utilizó y a identificar alguna de las características del objeto que menciono.

Si el sujeto se limita a contestar algo como: Si, así es”. El examinador debe dar apoyo e indicar de nuevo el cometido de la encuesta.